Café Toussaint
Café Toussaint short story stories
  1
  •  
  0
  •   0 comments
Share

gabriellar
gabriellar Trying to grow as a writer.
Autoplay OFF   •   9 months ago
Dentro del cafe y con solo una puerta doble que conectaba al comedor principal, estaba la enfermeria. Para el hombre parado y atado a una columna del cafe, la vida era corta pero las horas largas y pesadas.

Café Toussaint

Dentro del cafe y con solo una puerta doble que conectaba al comedor principal, estaba la enfermeria.

Para el hombre parado y atado a una columna del cafe, la vida era corta pero las horas largas y pesadas.

El lugarteniente vio la oportunidad de defender la barricada, pidio a la joven matar al traidor por el.

-?Y cuando planeas disparar?- Pregunto el traidor.

-No crea que me aterra. Ya he matado a tres de mis parientes por estar en el bando equivocado, y no me arrepiento.

-No, pero ahora se trata de...

El par vio interrumpidas sus dubitaciones eticas cuando un hombre borracho entro y se echo sobre la joven. El traidor, aun amarrado, logro defenderla y noquear al inutil de un rodillazo.

-Veo que prefieres hacerlo con honores.- dijo el policia viendo el cuchillo que la muchacha habia agarrado de un estante.

Para su sorpresa, la enfermera corto el nudo, guardando la cuerda para algun otro desgraciado.

-Me salvo la vida y prefiero pagarle inmediatamente, asi puedo decidir las circunstancias.

-Me sorprendes como para unirte a una causa de la cual no compartes sus ideales.

-Hice un pacto, soy enfermera y mi trabajo es ayudar a cualquiera que sufre. No me importa el bando, solo cumplo con mi labor.

Si no fuera lo que soy, entonces gritaria con pancartas y armas como toda la gente afuera.

-Si, pero tu eres quien inicio esto. Puede que no conozca tu cara ni tu nombre, pero se que eras su musa. El te tento a dispararle para iniciar la revuelta.

- Para su sorpresa, la joven sabia de lo que estaba hablando y se quedo callada por un tiempo. Solo podia verle de reojo, amenazandole a seguir hablando. -Tu eres quien la mato.

Lo dude por un momento pero esos ojos cuentan otra historia, no has matado a ninguno de tus familiares, suficientemente inteligentes como para no unirse a esto.

Solo me pregunto ?por que morderias la mano que te dio de comer durante toda tu infancia?

Tu,- le dijo levantandole la mirada con unos dedos huesudos, habia algo en el que ella no podia recordar bien, -que solo eres una estudiante de enfermeria, ?

por que tendrias un puesto tan alto, liderando a mujeres mas experimentadas que tu, sino porque El te dejo aqui, jurandote volver?-

La enfermera bajo los ojos, no viendo a nada en especifico, suspiro y se alejo limpiandose las manos en su delantal blanco. -Mi posicion respecto a un hombre no me hace mujer.

La noche se volvia madrugada y los heridos pasaban, se curaban o se morian. El policia encontro a su batallon en la calle, cruzando la barricada.

Muchos rebeldes habian huido y las pocas personas que aun habitaban el cafe, de no estar armados, identificados o enardecidos, eran declarados inocentes y victimas del movimiento.

Regresaba a ser quien era, un fiel representante de la ley.

Al escuchar los balazos dentro del cafe, la muchacha tomo la primera pistola que encontro pues defenderia a aquellos hombres que tenian el derecho a vivir.

El policia, decidido a salvar a la enfermera se habia ofrecido a checar el cuarto interior, pero para ella ya solo era el hombre que la saco de la pobreza, ensenandole a leer y escribir,

la dejo bajo la instruccion de la reina, que se habia visto arrastrado a ser policia y cambiar sus ideales. Aquel profesor que ahora se encontraba del otro lado del arma.

Stories We Think You'll Love 💕

Get The App

App Store
COMMENTS (0)
SHOUTOUTS (0)